Gracias a nuestra experiencia en el sector hemos detectado un problema que se repite cada año. Son las averías que se producen en plena campaña de riego. Nuestros clientes nos avisan porque surgen problemas en su instalación que les impide el riego. Suele coincidir con la temporada alta, lo que provoca que no podamos atenderlos de inmediato debido a que estamos trabajando en otros lugares. Esta situación provoca malestar en el cliente porque puede repercutir negativamente en su cultivo, ya que la productividad puede verse perjudicada debido a la escasez de agua o abono en momentos claves.

Después de analizar la situación, desde Hermanos Casas hemos llegado a la conclusión de que la mayoría de los problemas que se producen se pueden evitar con una labor básica anual de mantenimiento. Mediante este servicio proponemos anticiparnos a las posibles averías.

¿Cómo lo vamos a hacer?

En primer lugar, realizaremos un análisis anual de las instalaciones de los clientes que quieran llevar a cabo este servicio de mantenimiento de instalaciones hidráulicas mediante un informe que hemos diseñado. Según los resultados que obtengamos sobre el estado de la instalación propondremos realizar las acciones más adecuadas en cada caso.

En segundo lugar, buscaremos una fecha adaptada a la disponibilidad del cliente, tratando de anticiparnos a la campaña de riego. El objetivo es realizar este servicio durante los meses de noviembre, diciembre y enero porque en este momento las instalaciones no están operativas debido a la recogida de la aceituna, con lo que dispondremos de tiempo suficiente para realizar el servicio sin interferir en el ritmo del cultivo, dejando la instalación a punto para la campaña siguiente.

En tercer lugar, nos desplazaríamos a la finca del cliente para realizar las revisiones y labores pertinentes en la fecha acordada.

Las ventajas principales de este servicio para nuestros clientes:

  • Anticiparnos a las posibles averías graves que se puedan producir en plena campaña.
  • Un importante ahorro económico. Siempre va a costar mucho menos el servicio de mantenimiento que las reparaciones de última hora.
  • Mayor productividad de los cultivos, al reducir al máximo los riesgos.
  • La adaptabilidad al cliente, ya que se fijará una fecha en función de su disponibilidad.
  • Asesoramiento personalizado a través de nuestro personal técnico.