La impermeabilización de embalses ha sufrido en los últimos años numerosos cambios relacionados fundamentalmente con el tipo de material impermeabilizante. Al principio, las láminas empleadas eran de PVC unidas mediante soldadura. Actualmente la práctica totalidad de los embalses se impermeabilizan con láminas de Polietileno de Alta Densidad (PEAD) de 1,5-2 milímetros de espesor, soldadas con máquinas automáticas de cuña o aire y extrusoras. La mayor complejidad en la impermeabilización radica en el manejo de los rollos de lámina debido a sus grandes dimensiones, con un ancho de 6-7 metros y un peso de 1.100-1.500 kilos.

Hermanos Casas cuenta con personal especializado para el manejo de la maquinaria de soldadura y de un carro portabobinas patentado que asegura la integridad de la lámina; y lo que es más importante, la seguridad de los operarios manejando un material tan pesado y de tales dimensiones.